Olfacción, respiración y obstrucción nasal

La congestión nasal, o una nariz “tapada”,“bloqueada” o “llena de mucosidad”, es una de las afecciones más comunes que suelen asociarse con los resfriados, alergias o problemas de sinusitis.

La congestión nasal, o una nariz “tapada”, “bloqueada” o “llena de mucosidad”, es una de las afecciones más comunes que suelen asociarse con los resfriados, alergias o problemas de sinusitis.

Esta es causada por el revestimiento de la membrana de la nariz que se inflama e irrita, y por lo tanto se acumula un exceso de moco. Cuando el revestimiento de la nariz de las vías respiratorias se hinchan, se vuelven más estrechas y se bloquean más fácilmente con moco, cuestión que dificulta la respiración por la nariz.

Existen numerosas causas de obstrucción nasal que van desde una desviación de su tabique nasal hasta los pólipos nasales.

Síntomas

  • Cierta insuficiencia respiratoria nasal que obliga al paciente a tener que respirar por la boca
  • Secreción nasal anormal
  • Tos irritativa, sobre todo cuando el paciente lleva largos periodos de tiempo respirando por la boca, durante la noche
  • Pérdida del olfato
  • Malestar y dolor de cabeza, dolor facial, etc
  • Alteración del sueño